jump to navigation

El metro no vuela, más bien navega Miércoles, 23 mayo, 2007

Posted by Luis Carlos in Opinión.
1 comment so far

CASCADA URBANA Desde esta mañana, en www.elpais.com/yoperiodista/ se puede leer una aventura unamuniana…

Línea 4, estación de San Bernardo, 20.45 horas. El convoy que procede de la estación de Bilbao se detiene lentamente, abre sus puertas y un ruido extraño, potente, nos hace a todos girar la cabeza hacia el andén contrario. El espectáculo de agua es para dejar boquiabierto a cualquiera. Las planchas del techado acaban de ceder, liberando en generoso chorro lo que los sumideros no han podido contener. Un guardia de seguridad telefonea quien sabe donde, mientras el resto permanecemos curiosos, unos fuera y otros dentro del tren, observando cómo las vías se van anegando con cierta rapidez. Finalmente arranca y parte hacia Argüelles, permitiendo que la foto que veis luzca simbólica y expresiva. Pasan unos minutos y se aproxima otro convoy, éste en dirección contraria, o sea, hacia la minicatarata de Moncloa. Rezamos a San Bernardo, patrón de la estación, y observamos como, imperturbable, cruza sin detenerse tras pegarse la ducha fría todo lo largo y ancho que es. Afortunadamente la electricidad y el agua no han discutido en esta ocasión. Cojo mi paraguas, lo abro (por supuesto, dentro de la estación) y a otra cosa. De ésta hemos salido.

Maldades cotidianas Domingo, 8 abril, 2007

Posted by henryo in Literatura.
2 comments

Hay algo en la desdicha de nuestros mejores amigos que no nos desagrada del todo.

La Rochefoucauld

Los hombres vacilan menos en hacer daño a quien se hace amar que quien se hace temer, pues el amor emana de una vinculación basada en la obligación, la cual queda rota siempre que la propia utilidad da motivo para ello, mientras que el temor emana del miedo al castigo, el cual jamás te abandona.

Maquiavelo

Es humano odiar a quienes hacemos daño.

Tácito

Si Dios prestara oídos a las súplicas de los hombres, pronto todos perecerían porque de continuo piden los unos el mal de los otros.

Epicuro

Al atardecer Jueves, 5 abril, 2007

Posted by henryo in Opinión.
1 comment so far

Al atardecer 

Hemos compartido penas y alegrías,Tu mano sobre la mía.Terminado nuestro caminar, juntosDescansamos ahora en la calma del campo. 

En torno, se inclinan los valles,El cielo ya se oscurece,Tan sólo aún dos alondras se elevan Soñadoras entre los perfumes. 

Ven aquí y déjales que canten,Pronto será hora de dormir,No nos perdamos en esta soledad. 

¡Oh, amplia, silenciosa paz,Tan profunda en el atardecer!¡Qué cansados estamos de caminar!¿Será esto, acaso, la muerte? 

Joseph von Eichendorf

Ya es primavera y con sudadera Viernes, 23 marzo, 2007

Posted by holyjose in Opinión.
add a comment

Manifiéstense.

Ámense los unos sobre los otros.

Y sonrían. Es gratis y desgrava.

dscn19853.jpg

Primaveras mustias: CUBA no es LIBRE Martes, 20 marzo, 2007

Posted by marywhite in Opinión.
3 comments

OLA REPRESIVA
Primaveras mustias

Jorge Olivera Castillo

LA HABANA, Cuba – Marzo (www.cubanet.org) – Por suerte contaba con la posibilidad de quitarle protagonismo a los grados centígrados. Tenía agua con fango las 24 horas del día para refrescar la el ambiente tórrido que transfiguraba mi celda en un horno.

Establecía a diario un intercambio impuesto por las circunstancias. El líquido proveniente del trozo de tubería salpicado de herrumbre se llevaba mis sudores y ponía sobre mi piel tierra de origen desconocido.

Mi desnudez era parcial. Iba hacia al lado de mi camastro vestido con una fina capa de lodo, después en la toalla quedaba la marca de aquel disfraz hilvanado en los talleres de la humillación.

Con esa agua lubricaba la laringe. Entre el cieno las amebas venían a hospedarse en mis intestinos, después que mi sed le abría las puertas. A los pocos días, los estragos. Yo, acuclillado encima de un hueco casi a punto del desmayo por los cólicos y exhausto por el número de evacuaciones.

En esas coordenadas tuve que sobrevivir cerca de 9 meses. Pude percibir los tonos grises de abulia, el filo de la soledad, la esperanza como neblinas auténticas y la lejanía saboreando los últimos átomos de mi paciencia.

En la cárcel de Guantánamo dejé parte de mi vida. Lo saben las paredes rugosas de mi celda número 5, donde otro reo puede estar repasando sus agonías, también los mosquitos y las avispas, ranas y lagartos, ratas y, por supuesto, Víctor Rolando Arroyo, Félix Navarro, Reinaldo Labrada, Héctor Raúl Valle, Ricardo Silva, Omar Ruiz, Nelson Aguiar y Oscar Espinosa Chepe, hombres que estuvieron en esos antros guantanameros entrenándose para la muerte. Excepto Chepe y yo, todos ellos se encuentran en otras instancias no menos letales.

Invito a cualquiera para que vea, ahora mismo, en los ojos de estos seres humanos, la imagen exacta de los balaustres, de su memoria brotar el dolor, la tensión desbordándose cada tarde a causa de las turbaciones producidas por el hacinamiento, la humedad y el comportamiento hostil de los presos comunes.

Ellos son hombres que fueron arrancados de sus casas hace cuatro años y lanzados a la periferia del olvido.

Tengo que recordar a Héctor Maseda, a Ángel Moya, A Ricardo González, a Adolfo Fernández Saínz, a Pedro Argüelles, Normando Hernández, Pablo Pacheco, Pedro Pablo Álvarez y muchos colegas que no merecen permanecer un día más bajo el estigma del encierro.

Fuimos 75 personas a las que quisieron anular con el odio. Todos disentimos sin echar en saco roto el derecho a antagonizar del adversario. Quisimos y queremos un país sin exclusiones, una nación asentada sobre la tolerancia y la legitimidad del pluralismo. Por eso ratifico nuestra inocencia y subrayo la puntualidad de las demandas para comenzar las tareas de oxigenar una sociedad al borde de la asfixia.

Transcurre otra primavera sin que se imponga un gesto de buena voluntad por parte del gobierno.

Mustia fue la primavera de 2003. ¿Por qué no impregnar ésta de virtud y lozanía?

 

¿Alguna vez soñaste con poder tocar las estrellas? Domingo, 11 marzo, 2007

Posted by marywhite in Opinión.
7 comments

cosmonauta.gif

Pues, nada. Si te sobran unos cienes de miles de dólares, ya hay una agencia de viajes española que te lleva al espacio sideral, o al “espacio exterio-o-o-or” que decían Bernardo Bonezzi y Los Zombies en su “Groenlandia” de los ochenta. (¡Qué fuerte me sigue pareciendo ese look y el baile “saco de patatas” de Tessa!).

Se trata de Destinia, que ofrece una amplia gama de vuelos, pagables en cómodos plazos y que hay que reservar con la misma antelación que un scanner en la seguridad social, tres años. A saber:

Misión Circunlunar DSE-Alpha (Precio: $100.000.000 – 80.000.000� aprox por plaza; 2 plazas disponibles). Problema: solamente hay dos plazas… Noelia y Gonzalo, obvio… ¡adjudicado!
astr2.gif

Orbital (Precio: $20.000.000 – 16.000.000� aprox) Una semanita en la EEE (Estación Europea Espacial). Yo no puedo, tengo clases y no soy europeísta… ¿Enrique?

Suborbital (Precio: $102.000 – 81.000� aprox)
Los vuelos espaciales suborbitales permiten a los pasajeros disfrutar del espectáculo de la brillante curvatura de la tierra y experimentar hasta cinco minutos de ingravidez en un rápido viaje que sobrepasará el borde del espacio. Manu, especialista en curvaturas, podrá hacer fotos y volver a tiempo para la tertulia…

astr3.gif

Spaceflight Club (Precio: $980 – 800� aprox)
Al afiliarte, el Spaceflight Club te proporcionará las herramientas, entrenamiento y preparación que necesitas para materializar tu sueño de volar por el espacio. ¿A QUÉ ESTAMOS ESPERANDO? Ni Comillas, ni Senegal, ni nada… ¡¡¡a las afueras de la Tierra!!!

Más información… aquí

Captain America Assassinated Jueves, 8 marzo, 2007

Posted by Hurssel in Inclasificables.
1 comment so far

Estas tres breves palabras abrían el titular con el que el Daily Bugle nos comunicaba hoy mismo la trágica noticia. Steve Rogers -el Capitán América- era abatido a tiros por un francotirador a su salida de la Corte Federal de Manhattan (NYC). Tenía 66 años de edad 

“Steve Rogers, más conocido como el Capitán América, fue llevado a juicio por negarse a inscribirse en el Registro de Superhéroes”, creado por el Gobierno de los EE.UU. tras los atentados del 11-S y que “se enmarca en la más caliente actualidad de la Ley Patriótica, la guerra contra el terrorismo y los ataques de 2001 contra las Torres Gemelas”.

Rogers fue abatido en las escaleras del Palacio de Justicia, y asistido por una mujer y un policía negro, rodeado de pancartas que decían “Capitán América traidor”.

A pesar de ser rápidamente trasladado al Hospital Mercy los médicos poco pudieron hacer. “El Capitán América murió a causa de las heridas sufridas en el hombro, el pecho y el estómago. El asesino aún no ha sido identificado”.

Toda la información ampliada y detallada ya puede ser encontrada en el último número del cómic que la Marvel acaba de poner a la venta.

Un triste día, sin duda, para todos los freakies amantes del cómic.

[Todas las fotografías que aparecen en este post han sido realizadas por Steve Epting, fotógrafo del Daily Bugle]

La tecnología surgida de la crisis (vía MEMECIO) Jueves, 8 marzo, 2007

Posted by marywhite in Opinión.
1 comment so far

Existe una comunidad de chimpancés en África occidental que tiene el mayor repertorio de actividades “tecnológicas” del mundo animal:

1.-Extracción de termitas mediante palitos largos.
2.-Pesca de algas en aguas estancadas mediante largos y flexibles tallos.
3.-Rotura de frutos secos con dos piedras, una que se emplea de martillo y otra de yunque.
4.-Bebida de agua en los huecos de los árboles con hojas a las que se les da la forma de cucharas.
5.-Elaboración de pasta o zumo vegetal golpeando un tipo de palmera contra el suelo de forma repetida, hasta que el tejido vegetal se transforma en pulpa.

El estudio de esta comunidad ha puesto en evidencia hechos realmente reveladores:
hay chimpancés que no adquieren esas habilidades culturales. Si no aprenden la técnica a una determinada edad, quedan imposibilitados para aprenderla el resto de su vida.
Si un chimpancé incorpora alguna nueva técnica, el resto observa y aprende. El aprendizaje es básicamente visual.
¿Por qué se ha dado esta panoplia de actividades culturales en una comunidad restringida? ¿Por qué otras comunidades de chimpancés no aprenden esas técnicas, cuando es evidente que aumentan las posibilidades de alimentación de quien las usa?
La respuesta parece ser que la selva en la que habita esta comunidad no es especialmente rica en recursos. La rotura de frutos secos, por ejemplo, se da en una estación en que las frutas silvestres escasean. En épocas del año en que hay abundancia, las actividades técnicas se reducen al mínimo.
Los chimpancés de selvas más generosas no necesitan recurir a esas conductas complejas.
La conclusión que se apunta es que hizo falta un medio ambiente difícil o poco exhuberante para que las actividades técnicas complejas se desarollaran.

Extrapolando esas conclusiones al campo de la evolución humana: una vez adquiridos esos medios técnicos complejos, que permitirían solventar esas etapas de crisis, esa conducta innovadora, lejos de perderse, quedó fijada en determinados linajes del género humano, para no detenerse y posibilitar una evolución cultural gradualmente más compleja.
La pregunta es: ¿A qué ritmo? ¿Crisis siempre presupone aceleración de innovación?
Ciertamente, creo que las últimas décadas, gracias a la cada vez más extendida sociedad de la información, es el momento en que más innovación se produce por unidad de tiempo, cuando la sociedad occidental del estado del bienestar no sufre ni de lejos una crisis de recursos generalizada, sino al contrario. Al principio, la innovación surgió de la crisis. Después, al menos en la sociedad occidental, la innovación quedó establecida como un mecanismo necesario y habitual, sin necesidad de atravesar ninguna fase de carencia.

¿Qué expresa la expresión? Miércoles, 7 marzo, 2007

Posted by henryo in Opinión.
1 comment so far

¿Qué expresa la expresión?

Lo primero que expresa la expresión tiene que ver expresiones del tipo de “¡Qué bien se expresa usted!” o “Le expreso mi más sentido pésame”. Con este uso del término forzamos al oyente a que tome una actitud determinada, o , por decirlo más crudamente, le instamos a que modifique su conducta para hacerla coincidente con nuestra voluntad. Es como si creyésemos en la posibilidad de producir efectos en el otro mediante la exhibición de ciertos signos cabalísticos –lingüísticos-. En esta primera acepción entrarían sin distinción tanto el ladrido del perro que nos alerta, como el arrullo de un ama secar que adormece a un crío. Se trata de un sentido mágico y a él responde en términos generales el arte de la antigüedad.

Es muy notable que en este uso del término expresión sea indiferente la actitud de quién lo utiliza. La madre puede arrullar a su hijo aunque desee pegarle y el hechicero puede danzar sin creer en la virtud de la danza de la lluvia.

El segundo sentido del término expresión, el más extendido, aparece cuando lo utilizamos referido a un conjunto de signos que imitan un estado emocional o significativo. Por ejemplo: “Esta pintura expresa el dolor de la Virgen por la muerte de su hijo.” Es la larga tradición mimética, de la imitación de la naturaleza. Tampoco en este caso el emisor está obligado a participar de la emoción que transmite. La Pietà pudo haberla pintado un budista.

En su tercer sentido, la expresión tiene una variante esencial. Cuando decimos: “Alfonso tenía una expresión de rabia”, por ejemplo, estamos refiriéndonos a unos signos visibles en la exterioridad, que expresan un mundo oculto, que son la expresión de algo invisible. Sólo en este último caso, los signos responden a una verdad del emisor; verdad disimulada que aflora sin remedio, como el rubor del rojo. Hasta tal punto es así que el emisor parece indiferente al efecto que causa; los signos se hacen visibles a su pesar, porque una fuerza irresistible los empuja. Tales expresiones pretenden tener lugar sin contar con la presencia del público. Este es el sentido que adquiere el término expresión durante el romanticismo y es el que ha llegado a nosotros como el único posible. Expresar, para nosotros, quiere decir expresarse. La persona del artista termina siendo más importante que su obra.

Félix de Azúa

El aprendizaje de la decepción

¿Me véis salir entre las nubes? Martes, 6 marzo, 2007

Posted by marywhite in Opinión.
4 comments

eclipse.jpg