jump to navigation

Primaveras mustias: CUBA no es LIBRE Martes, 20 marzo, 2007

Posted by marywhite in Opinión.
trackback

OLA REPRESIVA
Primaveras mustias

Jorge Olivera Castillo

LA HABANA, Cuba – Marzo (www.cubanet.org) – Por suerte contaba con la posibilidad de quitarle protagonismo a los grados centígrados. Tenía agua con fango las 24 horas del día para refrescar la el ambiente tórrido que transfiguraba mi celda en un horno.

Establecía a diario un intercambio impuesto por las circunstancias. El líquido proveniente del trozo de tubería salpicado de herrumbre se llevaba mis sudores y ponía sobre mi piel tierra de origen desconocido.

Mi desnudez era parcial. Iba hacia al lado de mi camastro vestido con una fina capa de lodo, después en la toalla quedaba la marca de aquel disfraz hilvanado en los talleres de la humillación.

Con esa agua lubricaba la laringe. Entre el cieno las amebas venían a hospedarse en mis intestinos, después que mi sed le abría las puertas. A los pocos días, los estragos. Yo, acuclillado encima de un hueco casi a punto del desmayo por los cólicos y exhausto por el número de evacuaciones.

En esas coordenadas tuve que sobrevivir cerca de 9 meses. Pude percibir los tonos grises de abulia, el filo de la soledad, la esperanza como neblinas auténticas y la lejanía saboreando los últimos átomos de mi paciencia.

En la cárcel de Guantánamo dejé parte de mi vida. Lo saben las paredes rugosas de mi celda número 5, donde otro reo puede estar repasando sus agonías, también los mosquitos y las avispas, ranas y lagartos, ratas y, por supuesto, Víctor Rolando Arroyo, Félix Navarro, Reinaldo Labrada, Héctor Raúl Valle, Ricardo Silva, Omar Ruiz, Nelson Aguiar y Oscar Espinosa Chepe, hombres que estuvieron en esos antros guantanameros entrenándose para la muerte. Excepto Chepe y yo, todos ellos se encuentran en otras instancias no menos letales.

Invito a cualquiera para que vea, ahora mismo, en los ojos de estos seres humanos, la imagen exacta de los balaustres, de su memoria brotar el dolor, la tensión desbordándose cada tarde a causa de las turbaciones producidas por el hacinamiento, la humedad y el comportamiento hostil de los presos comunes.

Ellos son hombres que fueron arrancados de sus casas hace cuatro años y lanzados a la periferia del olvido.

Tengo que recordar a Héctor Maseda, a Ángel Moya, A Ricardo González, a Adolfo Fernández Saínz, a Pedro Argüelles, Normando Hernández, Pablo Pacheco, Pedro Pablo Álvarez y muchos colegas que no merecen permanecer un día más bajo el estigma del encierro.

Fuimos 75 personas a las que quisieron anular con el odio. Todos disentimos sin echar en saco roto el derecho a antagonizar del adversario. Quisimos y queremos un país sin exclusiones, una nación asentada sobre la tolerancia y la legitimidad del pluralismo. Por eso ratifico nuestra inocencia y subrayo la puntualidad de las demandas para comenzar las tareas de oxigenar una sociedad al borde de la asfixia.

Transcurre otra primavera sin que se imponga un gesto de buena voluntad por parte del gobierno.

Mustia fue la primavera de 2003. ¿Por qué no impregnar ésta de virtud y lozanía?

 

Comentarios»

1. Fidel Castro - Martes, 20 marzo, 2007

A mí los cubalibres me sientan de pena al hígado.

2. Valea - Martes, 20 marzo, 2007

Triste realidad la cubana, aún más que la de los ‘nostálgicos’ que se pasean por nuestro país alabando las virtudes de estos sistemas represores, loas varias a los (des)gobiernos dictatoriales que han causado más de 100 millones de muertos en el mundo durante el siglo XX.

Lo llaman progresismo, cuando en realidad no es más que el desprecio más absoluto por el valor de la vida humana, por la libertad y la dignidad del individuo.

El régimen castrista es uno de esos fósiles vivientes que se resisten a desaparecer, y que para seguir en pie, como los antiguos diosecillos, necesitan permanentes sacrificios de sangre.

3. d. - Miércoles, 21 marzo, 2007

Pués aunque parezca un contrasentido, en la Cuba de Castro cómo turista se está muy bién. Y soy defensora de la libertad.
Nos contaron que allí no hay violaciones ni problemas de contaminación atmosférica.
Un puro contrasentido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: