jump to navigation

Resumencillo ecológico Domingo, 25 febrero, 2007

Posted by henryo in Ciencia, Medio Ambiente.
12 comments

o Secuencia natural de ecosistemas. Los ecosistemas tienen historia y han pasado por una serie de fases. Por facilitar el modelo, supondremos que no hay cambio de clima ni intervención humana durante toda la historia del ecosistema. Se han creado y, en su origen, han sido muy distintos. La secuencia natural va de menor a mayor complejidad biológica, alcanzándose lo que se llama clímax.

o Características del clímax:

§ Es más complejo que en situaciones anteriores.

§ Los distintos ciclos del ecosistema (del carbono, del agua, de la energía,…) son mucho más largos

§ Al contrario que para el orden que crea el ser humano, en el orden del ecosistema, cuánto más complejo es, más estabilidad tiene.

§ Cuando interviene una perturbación natural de gran magnitud, el ecosistema se simplifica, vuelve, más o menos, a alguna de las etapas anteriores e intenta lograr nuevamente una mayor complejidad para regresar a la situación clímax.

o ¿Qué hace el hombre a partir del Neolítico? ¿qué suponen la agricultura, la ganadería, la urbanización, la industrialización, la minería?

§ Simplifica el ecosistema que se encuentra y lo que hace el ecosistema, que se ha dejado en una fase más simple, es intentar volver a la situación clímax.

§ Anualmente, el hombre simplifica el ecosistema.

§ Por tanto, el producto económico –de la agricultura, la ganadería, la urbanización, la industrialización, la minería- que obtiene el hombre del ecosistema es el esfuerzo –malogrado- que hace éste por alcanzar mayor complejidad

§ La organización económica de cualquier clase de sociedad –grandes estados antiguos, esclavismo, mercantilismo, Edad Media, sociedades industriales- necesariamente debe funcionar según el esquema anterior.

§ Únicamente se da una excepción muy importante: las sociedades de cazadores y recolectores.

o ¿Tiene esta organización algún riesgo? Sí, tiene tres, muy importantes.

§ Generalmente, lo que la intervención humana efectúa sobre el ecosistema es una gran simplificación. Por tanto, el ecosistema humano será, en general, potencialmente, inestable. Ejemplo:

· Casi todos los ríos del mundo civilizado están canalizados. Esta canalización es casi inevitable para remediar –y no siempre se consigue- inundaciones. ¿Qué sucedía hace tres mil años cuando todas las orillas de cualquier río eran una de estas dos cosas: bosques galería o humedales. Sucedía que los bosques galería y los humedales regulan las crecidas del río mucho mejor que los campos de cultivo y las ciudades (que es lo que les ha sustituido). Incluso, es probable que funcionen mejor que las obras públicas.

· La gran pradera estadounidense con lobos y bisontes es un sistema bastante estable, con personas y ganado, no. A modo de anécdota, diremos que los bisontes encuentran agua, consumen, de forma espontánea, dicho elemento, con bastante moderación y el ganado vacuno hace todo lo contrario. Hierba, bisontes y ganado vacuno: dos historias de signo opuesto.

· Cuando toda África era, no hace demasiado tiempo, un gran parque natural, los elefantes se autorregulaban perfectamente, cuando se les confina en pequeños espacios, no.

§ El segundo riesgo potencial que tiene la intervención simplificadora del ser humano consiste en que, dado que la simplificación que realiza el hombre debe ser sistemática y anual (no basta con la cosecha de un año)- algunas veces, la capacidad potencial del ecosistema de alcanzar mayor complejidad, puede quedar gravemente comprometida. Ejemplo:

· Las civilizaciones históricas presentan bastantes ejemplos. Griegos, mayas, indios pueblo, o sociedad del creciente fértil son ejemplos muy claros. Estudiemos el Iraq histórico.

§ El tercer riesgo potencial nos lo trae la sobreestimación de nuestra capacidad de control y la excesiva confianza en la tecnología. Por supuesto, nuestra capacidad de control y nuestra tecnología son dos cosas muy importantes, que nos han permitido llegar muy lejos. Pero no son tan fuertes como parecen. Sirva este ejemplo jocoso:

· El alcantarillado moderno en las ciudades ha hecho de éstas lugares mucho más seguros, higiénicos y sin riesgos sanitarios. Lo que muy pocos saben del alcantarillado es que éste se encuentra superado, para sus objetivos, desde hace mucho tiempo. El alcantarillado únicamente funciona bien en ciudades pequeñas. La eliminación de nuestros excrementos sólo funciona gracias a un pequeño mamífero desagradable. Los servicios de desratización de cualquier sitio no intentan eliminar a estos animales, únicamente hacer que su población esté controlada y que no se hallen más que en ciertos sitios. En esos sitios son imprescindibles.

o Por tanto, a modo de conclusión, habría que decir que los daños ecológicos no son daños a una misteriosa entidad llamada Naturaleza ni a las plantas ni a los animales ni a sus espíritus sino a la sociedad humana, a su capacidad de obtención de riqueza y a su calidad de vida, presente o futura.

Anuncios

Patrones visuales numéricos. Miércoles, 21 febrero, 2007

Posted by henryo in Ciencia.
9 comments

Aunque en las artes visuales, la representación de los números es más que secundaria, existen, sin embargo, casos especiales en los que la forma adoptada tiene una base numérica. Un tríptico tiene, por definición, tres elementos, de manera que en un contexto específicamente religioso, como el retablo de un altar, puede representar muchas connotaciones diferentes del número tres. La más obvia, es la trinidad divina. De manera más general, un biombo se presta a un patrón que se repite según una fórmula numérica, de modo que en cada uno de los seis paneles del Torige Tensho Byöbu japonés hay cuatro pares de caracteres chinos en escritura tensho, intercalados con cuatro pares en escritura reisho, formando dos conjuntos de cuarenta y ocho caracteres que representan cada uno una versión distinta del mismo texto. No se trata más que de un ejemplo de los biombos que se encuentran en China y Japón, algunos de los cuales se basan en una fórmula numérica mucho más complicada. Lo que se aprende de esto es que la base numérica más apropiada para las artes visuales es la que se corresponde con un patrón, cuya geometría es tal que puede seguir multiplicándose a sí misma indefinidamente; el límite introduce, pues, una ruptura arbitraria en una extensión potencialmente infinita. En el ejemplo japonés ofrecido anteriormente, el patrón subyacente obtenido tenía esta propiedad: el sistema estaba limitado por la longitud del mensaje de los 48 caracteres chinos. En el arte árabe, que favorece sobre todo las representaciones geométricas, un suelo de azulejos proporciona un contexto ideal para tal extensión indefinida. 

La cuestión que se plantea es, pues, ¿cuál es el contenido numérico de tal representación artística? ¿qué números puede representar un suelo de azulejos si su extensión es indefinida? Esta no es la pregunta que hay que hacer. En su lugar, se pueden señalar dos cuestiones significativas. La primera es que el patrón es intrínsecamente susceptible de ser programado numéricamente, y al ser así, resulta que el programa puede entonces extenderse para introducir la orden de repetirse indefinidamente. Ahora bien, aunque esa proposición sólo fue probada por Turing hace unos cincuenta años, examinamos el asunto de esta manera sólo porque el ordenador es la principal metáfora tecnológica de nuestro tiempo. Nos enfrentamos pues sólo a un cambio de metáfora. El principio subyacente no es más que una reafirmación del carácter fundamental de los números cardinales. Puesto que en cualquier aplicación práctica el número de repeticiones del patrón debe ser finito, existe siempre la posibilidad de dar a cada ejemplo del mismo su propia etiqueta o nombre, como sucede con los biombos chinos y japoneses descritos en el antepenúltimo párrafo. La segunda cuestión es que el patrón no es más que un ejemplo del caso más general de una estética basada en conceptos modulares. El módulo es, pues, la unidad básica que emplear en la planificación de cualquier estructura. Esto proporciona el vínculo con la arquitectura, aunque las estructuras modulares sean fundamentales también para la música. Todo lo que se necesita es que la forma de las unidades modulares sea tal que permita que toda la estructura esté compuesta por ellas.

Thomas Crump

La antropología de los números

Diez conceptos básicos de neurofilosofía. Miércoles, 21 febrero, 2007

Posted by henryo in Ciencia.
7 comments

Diez conceptos básicos de la neurofilosofía. 
      Cartesianismo: Concepción que se remonta a René Descartes, según la cual, cuerpo y alma pertenecen a esferas distintas y separadas que, no obstante, se acoplan una con otra. La formulación histórica más significativa recibe el nombre de dualismo.      Compatibilismo: La voluntad libre es conciliable con el principio de causalidad del determinismo.      Determinismo: Todos los acontecimientos que se producen en el mundo están determinados por acontecimientos anteriores.     Epifenomenalismo: Los estados espirituales son meras manifestaciones colaterales de procesos cerebrales, sin tener ellos mismo un efecto.     Intencionalidad: Característica básica de los estados mentales de referirse a un objeto determinado al que representan.      Monismo: Concepción opuesta al dualismo, según la cual sólo una clase de fenómenos existe, o espirituales o materiales. La variante materialista es la más extendida.      Naturalización: intento de explicación de los fenómenos espirituales por medio de procesos fisiológicos-cerebrales.      Qualia: Cualidades de nuestra experiencia consciente accesibles sólo por la vivencia subjetiva.      Reduccionismo: Los estados espirituales se identifican con estados cerebrales y, por tanto, pueden explicarse por éstos. Todos los conceptos cotidianos de estados espirituales se pueden reducir, en principio, a descripciones neurocientíficas.

¿Por qué debemos pensar en términos causales? Jueves, 15 febrero, 2007

Posted by henryo in Ciencia, Opinión.
2 comments

Hay un aspecto del problema de la inducción que, así creo, debe ser olvidado: la cuestión de por qué debe haber regularidades naturales. Que las hay o las ha habido es, por la razón que sea, un hecho establecido en la ciencia; y no hay nada más que preguntar a ese respecto. Por qué ha habido regularidades es una cuestión oscura, puesto que es difícil ver qué podría contar con una respuesta adecuada. Lo que sí tiene sentido es este otro aspecto del problema: ¿por qué nuestra innata discriminación subjetiva de cualidades es acorde con las agrupaciones naturales de propiedades de tal modo que nuestras inducciones tienden a tener éxito? ¿Cómo es posible que nuestra discriminación subjetiva aprese la naturaleza y tenga vínculo con el futuro? 

Hay un rayo de esperanza en Darwin. Si la discriminación innata es un rasgo vinculado a la estructura genética, la discriminación asociada con las inducciones que han tenido éxito tenderá a predominar por selección natural. Las criaturas que se equivocan continuamente en sus inducciones han poseído (afortunadamente) la patética tendencia a morir antes de reproducirse.

W.V.Quine

El ave Lira. Menudo pájaro. Lunes, 29 enero, 2007

Posted by holyjose in Ciencia.
2 comments