jump to navigation

Estudiar en casa Miércoles, 17 enero, 2007

Posted by marywhite in Opinión.
trackback

En España no es legal que los niños estudien por su cuenta, o mejor dicho, por cuenta de sus padres. La formación debe estar homologada para comprobar que todos saben (e ignoran) lo mismo. Es una política de mínimos, como todas las públicas. Eso tiene sus consecuencias… buenas, malas y regulares. Pero una de las malas es que se desincentiva al niño que, por su capacidad intelectual o su esfuerzo puede aprender más. O también, que los niños que no se adapten al método de enseñanza ordinario terminen derrochando su capacidad en esforzarse por integrase en un “traje” que no está hecho a medida y le viene chico o demasiado grande.

El home schooling permite que los padres paguen por una educación a la medida de sus hijos y contraten a Clara para educar a sus niños en ciencias, a Almudena y Luz en música y a Javi o Roberto en filosofía, por ejemplo.

Lo que se hace en España es que uno puede matricular a su hijo en un colegio que da la cara frente al Ministerio, pero la educación es en casa o a la medida, en la realidad. Es decir, lo de siempre: una prohibición genera un mercado negro, que podemos no mirar, pero que revela una necesidad no cubierta o un servicio provisto deficientemente aunque pagado “religiosamente” por los sufridos contribuyentes.

Comentarios»

1. Clara - Miércoles, 17 enero, 2007

Muchas veces la respuesta a nuestros interrogantes se encuentra alzando la cabeza y mirando más allá de nuestro ombligo.
La educación es un caso muy ilustrador. Miremos a nuestros vecinos los belgas. Sus colegios son concertados. Cada uno hace lo que quiere. Según cuenta María esto debería reflejarse en una educación de mayor calidad y no es el caso. (Véase informe PISA)
Levantemos un poco más hacia nuestros impresionantes vecinos nórdicos. Los finlandeses tienen una educación MUY pública y son los primeros en el informe PISA. Creo que el problema es mucho más complejo de lo que parece y es muy, muy grave en España.

A mi parecer el problema es cultural:

• En este país a los niños se les dice que tienen que estudiar para conseguir dinero lo que supone un engaño y ellos, que no son estúpidos se dan cuenta, ¿o nos veis que todos quieren ser futbolistas y cantantes?

• La cultura se confunde en España con la acumulación de datos en la cabeza. ¡Diferencia entre continente y contenido, por favor!

• Seguimos creyéndonos lo “soy de letras” o “soy de ciencias” y se lo transmitimos a los niños.

• En nuestra educación la memoria es más importante que la capacidad de razonar cuando a largo plazo lo que prevalece es lo que uno puede sacar por deducción y no lo que uno aprende como un loro de repetición. No se exige a los niños que piensen sino que repitan y copien.

• No se desarrolla el espíritu crítico ni la capacidad de análisis (¡¡¡no hacen disertaciones en las asignaturas de letras en el instituto ni redactan, ni analizan documentos en los exámenes de ciencias!!!).

• No se considera al niño como un ser capaz de crear e investigar sólo. Lo convertimos en un “inválido mental”. En la parte práctica de las asignaturas, los niños han de seguir un protocolo no inventárselo (cuando son totalmente capaces, doy fe).

• No se fomenta ni en el colegio ni en la familia la autonomía ni la adquisición de responsabilidades. (hay que decir que en el colegio están acojonados porque a la mínima te pegan o te denuncian).

• La gente que dedica su vida al estudio no lo ve recompensado y los niños lo ven y se dicen “¿que yo voy a estudiar durante 20 años y obtener un título de doctor para ganar 1000 euros al mes? Anda y que os den a todos “.

• Los programas de estudio se encuentran a años luz del mundo del niño. La pregunta que más hacen es “y esto para qué me sirve a mí”. Se nos olvida decírselo.

• El profesorado no está bien formado y socialmente no tiene el reconocimiento que debería.

• “No enseñes a un niño a aplicar una fórmula, enséñale a resolver un problema y a sacar la fórmula él solito”. Esto no se aplica en España.

• Etc.

Bueno, voy a dejar por hoy la lista de la infinidad de problemas que pienso son la base de la ruina de la educación en nuestro país y que, a mi parecer, tienen como origen la cultura y no la institución (pública o privada) que se ocupa de formar a las generaciones futuras.

2. marywhite - Miércoles, 17 enero, 2007

La enseñanza concertada no es lo que defiendo en el post, Clara. Sino la libertad de elección de la enseñanza. Vivimos es España, con unos parámetros determinados, un “captal humano” concreto, y no e parece positivo importar modelos, por ejemplo el finlandés… porque NO somos finlandeses.
Aparte de eso, la mayor parte de las cosas que dices son ciertas, y no solamente en España, es común a más países. Por desgracia!

3. JAVITO - Miércoles, 17 enero, 2007

Un servidor habla de lo que vivió y sabe:
– Fuí a colegio público, a instituto público y a universidad´pública. Excepto al final, todo muy “masculino”, como en los buenos tiempos. :-))
Mi educación fue esmerada: mi padre nos tomaba la lección una vez a la semana. TEmía el momento. Eso sí que era concertación… o concentración (por lo de “campo de”, no creas).
Añoro no haber aprendido más cosas de memoria. Reforzada mi vaguería por memorizar con un padre que odiaba el sistema que le impusieron de niño, de aprender todo de memoria, me dediqué, desde la tierna infancia, a replantear, razonar, fundamentar, criticar… no creer en autoridades. De ahí que haya acabado siendo creyente. Hubiera querido una educación como más convencional, de colegio de pago y con curas y todo eso, con imposiciones y normas. Es lo que tiene la vida.
Todos los ejemplos que conozco de fórmulas home Schooling refieren a semi-sectas, a grupos integristas o similares. Supongo que James Mill no concebiría ser considerado sectario, mas su hijo John, de seguro que sí.
La educación no es claro que sea responsabilidad única de los padres. Nise puede considerar a un vástago propiedad de su progenitor ni dejamos de ser sujetos sociales, entendiendo sociedad como colectivo en evolución, de difícil catalogación. No somos estructuras sociales atómicas, sino sistémicas. No hay sicología sin sociología. Lo económico es sicología social.
YMary, dejaré esas pastillas que me pasaste: veo cada vez más elefantes rosas con puntitos violetas ¡Y TODOS VUELAN!

4. marywhite - Miércoles, 17 enero, 2007

Ahí le has dado, Javi… ¿la educación es responsabilidad de los padres? ¿de todos? ¿por narices? ¿puedo querer aportar a la educación de los hijos de los demás o es obligatorio? ¿la virtud de la cooperación voluntaria, cuando se exige, en qué mierda se convierte?¿no se pervierte la responsabilidad cuando te imponen el cumplimiento de algo?

5. Clara - Miércoles, 17 enero, 2007

Entonces Mariwhite, ¿cómo vas a elegir la enseñanza que quieres? no lo entiendo, hoy en día lo q más se le parece son los colegios privados y concertados… ¿Tú te refieres a que los padres eduquen a sus hijos?

Por otro lado es verdad que no somos finlandeses xo el desarrollo de los chavales suele ser bastante parecido (si no no se podría hacer psicología del desarrollo) ya sean niños finlandeses o niños españoles. Somos todos humanos y aprendemos igual (siguiendo una curva de gauss, claro está). Estoy de acuerdo en que en economía lo de importar modelos no se puede hacer pues la economía de un país depende, entre otras millones de cosas, de su historia, sin embargo la educación de un niño es como si te dan un folio en blanco (con los límites de la naturaleza humana, claro está) y te dan cada vez una nueva oportunidad de hacerlo bien. Si unos individuos llamados finlandeses saben escribir mejor que nosotros yo creo que sí podemos imitarlos. Yo recibí una educación francesa, con profesores franceses (funcionarios), libros franceses, exámenes franceses, todo, toito francés. Los españoles (un 90% en mi época) que salimos de allí no tenemos más problemas escolares que los demás y en mi forma de trabajar y de pensar puedo decirte que soy fruto de mi educación gabacha. Lo veo sobre todo cuando voy a Francia y me siento a gusto con su manera de pensar y actuar. Así que los colegios extranjeros (liceo inglés, francés, alemán, sueco, italiano, etc.) que llevan muchas generaciones funcionando sin ningún problema son a mi parecer un ejemplo buenísimo de la posibilidad de importar modelos en educación.

En segundo lugar, desearía comentar el comentario (valga la redundancia) de Javi. El tiempo escolar es limitado, los programas muy cargados. Hay que hacer elecciones en cuanto a los temas y aspectos a tratar. Aprender es lo mismo que hacer deporte: está la técnica y la fuerza. El deportista ha de dedicarse a desarrollar ambas. Sin embargo, con la edad la capacidad de aprender la técnica disminuye mientras que no pasa lo mismo con la fuerza (q se lo digan al stallone!). Aprender a razonar es difícil. Una vez que aprendes, memorizar es cuestión de tiempo y ahínco (yo me dedico a memorizar poesías que es más bonito, para ejercitarme). En esta nuestra era de la información, los datos los tienes con apretar un botón, lo que es necesario es que los individuos sean capaces de analizar y entender dichos datos y eso es una técnica.
Y q es eso de home schooling??

6. Clara - Miércoles, 17 enero, 2007

ah! y ya por último, francamente yo dejaría la educación de los individuos en manos de unos pocos. La mayoría de la gente es necia y mezquita y no creo q sepan lo que sus hijos necesitan (en cuanto a la educación se refiere) De todas maneras, me declaro una tecnócrata. Yo quiero que a mis hijos (y a los de los demás) los formen lo mejor de lo mejor de lo mejor… ¿cómo saber quién pertenece a esa clase de personas? esa es otra pregunta….

La educación es responsabilidad de todos, evidentemente ya que las consecuencias de una mala educación la pagamos todos. Unos individuos estúpidos, sin espíritu crítico ni valores ni capacidad de análisis son unos votantes estúpidos a merced de la propaganda de unos pocos políticos (veáse la situación actual) y somos todos los que pagamos el pato. La democracia implica por lo tanto que todos aquellos que viven en ella se comprometen a participar en la formación y educación de los niños. Así se asegura la perpetuidad y la calidad de la democracia. Pero para eso la educación ha de formar en los valores de la democracia y en el espíritu crítico. Cosa que en España no se hace!!!!

7. marywhite - Jueves, 18 enero, 2007

Pues nada, Clarinete… demos nuestros hijos al Estado, que designe unos tecnócratas que decidan qué y cómo les enseñan. Y sentémonos a esperar que nuestra misión finaliza ahí. Qué suerte que está el Estado para decidir por los padres. Además, como el Estado somos todos, pues así todos asumimos la responsabilidad… o sea, que la responsabilidad queda diluída y cualquier problema queda sin responsable visible… excepto Fuenteovejuna, señor.
Y no te preocupes que en breve en España nuestros niños van a apreciar tanto la ciudadanía, la democracia y los valores que los tecnócratas decidan, que se les va a salir por los poros de la piel. A todos a la vez y de la misma manera… porque los niños aprenden todos de la misma manera. Todos tienen una mente básica como una tabla rasa (aló?) en la que solo tienes que aplicar un método de enseñanza adecuado… so simple, my friend!!
Eso sí, con la campana de Gauss por medio… que indica JUSTAMENTE que hay un tipo medio más abundante y excepciones a un lado y a otro de la campana… que son esos niños que no pueden ser educados a la medida porque el sistema no les va, necesitan más o menos de esto o de aquello.
No hay diferencias en la facilidad numérica o lingüística de las personas, igual que todos estamos igualmente dotados para el deporte, la música… qué gozada.
Coño, Clara, tienes razón, no sé de qué me quejo.😛
El modelo educativo no es importable porque el entorno, la tradición, la costumbre… qué coño… los memes, son distintos.

8. claraperegrin - Jueves, 18 enero, 2007

Sabes, en vez de maría de la o eres maría del NO… a todo le tienes que poner un “pero” sarcastiquillo. Joder, de adolescente debías de ser super cansina😉

Pues yo no voy a ser menos y te voy a seguir replicando. No considero que el estado sea un ente disociado de los individuos. Ese es tal vez el gran problema de España ya que hubo un señor, una vez que se dedicó a proclamar que el estado era él y nos lo acabamos creyendo (bueno, yo nací después de q este señor muriera pero eso es lo q me han contado…). El caso es que considero que la educación en la sociedad es menester de TODOS y el Estado, como organización que nos representa, ha de tener un papel primordial. Sin embargo cuando digo TODOS me refiero igualmente a los padres, a los abuelos, a los profesores, a los vecinos, al pastelero, al carnicero, etc. Los hijos no son propiedad de nadie, nacen en una sociedad y se les educa (al loro con la forma impersonal “se les”) para que sepan vivir en ella. Hoy por ejemplo me he quedado asombrada al entrar en una panadería y observar la interacción de un grupo de chavales con el dependiente. El señor que les atendía podría haber sido perfectamente una máquina distribuidora pues la manera de dirigirse a él por parte de los chavales no difería mucho de la que se suele mantener con una de esas máquinas: ni un “hola”, ni un “por favor”, ni un “desearía”, ni un “gracias, adiós”. Al llegar mi turno me he atrevido a comentar la situación con el panadero (que, como bien sospechaba yo, sabe hablar y no es ningún autómata). Y su respuesta ha sido “es que los chavales hoy en día están muy mal educados”. Ese es el problema, ese señor se desentiende de educarlos. Pues no! Él tendría que haberles dicho que no les atendía ni no le trataba como a una persona. Y créeme “María del No” que lo que aquí cuento me lo aplico pues me paso el día llamando la atención a niños y adolescentes por comportamientos reprobables.

Por otro lado pienso que los ciudadanos tenemos mucho que decir de muchas cosas y entre ellas de la educación. Y es para eso que existen las asociaciones. En Francia (es el ejemplo que conozco, por eso hablo siempre del país vecino) se montó un movimiento que perdura en la actualidad que se llama la Educación Popular. Consiste en un número enorme de asociaciones que crecieron como setas entre los ciudadanos con el fin de participar en la educación de los individuos a lo largo de toda su vida (http://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89ducation_populaire). Dichas asociaciones tienen como objetivo principal crear un frente de presión que exija al Estado una educación pública de calidad. Digamos que la asociación a la que pertenezco, Planeta Ciencias, pretende un poco esto mismo concentrando sus esfuerzos en la educación científica de los individuos como medio para desarrollar el espíritu crítico. Sin embargo en España no sólo no tenemos tradición democrática sino que no tenemos ni idea de lo que significa asociarse para cambiar la sociedad, de hecho no creo que haya mucha gente que quiera cambiar la sociedad… mientras la media de la población tenga un poder adquisitivo razonable, mientras podamos comprar, comprar y comprar, ¿qué más da lo demás?…

Por último decirte que, como tú bien sospechas cuando me refería a lo de “hoja en blanco” no hablaba de la tabla rasa. Evidentemente uno puede educar a alguien dentro de unos límites. En mi comentario anterior yo me refería a la población (concepto estadístico) “niños”. Y evidentemente la educación moldea a los individuos, dentro siempre de los límites de su mente, xo los moldea, sino no existirían culturas distintas y no serviría de nada educar. Educar: transmisión de memes. E insito en que los coles extranjeros en otros países son una prueba de que se pueden perfectamente y exitosamente importar modelos educativos.
Hala, espero a q me pases la pelota

9. Mary White - Jueves, 18 enero, 2007

Nada demagógico, Clara. Lo de que nadie quiere cambiar la sociedad mietras pueda comprar, comprar y comprar… es lo mejor que he oído hace mucho, pero ya verás como lo vamos a oir de aquí a finales de Mayo (campaña electoral). Lo desmiente la gente con pelas que financia empresas como la tuya o el Instituto Juan de Mariana o la matrícula de dos chavalas del otro lado del charco…
Muy bonito todo. Pero tb hay modelos educativos exitosos en los que el Estado no financia, sino la iniciativa privada.
Y ejemplos de asociacionismo para promocionar la excelencia de la educación de los niños… financiada de manera privada. Por ejemplo, el Advisory Group on Citizenship inglés.
El Estado no nos representa, NOS? cuando? cuando pacta con ETA, cuando se saca de la manga asignaturas lava-cocos? cuando me roba el dinero como impuestos para financiar armas que no quiero o investigación en embriones que tampoco (o no necesariamente)? Nos representa a medias… o menos… en el fondo es LO MENOS MALO y yo a mis nenes no los dejo en manos de “lo menos malo”, previo pago de impuestos. Creo que sería mejor la opción del cheque escolar y que cada cuál se planifique. No sabes lo que daría de sí la formación en conocimientos por internet, la socialización por los deportes, cultura y cooperación voluntaria, empresas como la tuya, y la formación en valores en la familia, el que quiera y pueda, o en la parroquia (que lo diga yo, tiene tela…), o en la asociación Maharishi…

10. valea - Lunes, 22 enero, 2007

He encontrado este artículo de uno “de los tuyos”😉 sobre el tema.

Igual te interesa:

Homeschooling (por Pablo Molina)

11. claraperegrin - Miércoles, 24 enero, 2007

Querida María del No. Ahora que encuentro dos minutos, te contesto.
Antes de nada decirte que ¿qué sería de un partido de tenis argumentativo sin un poco de demagogia?… le da un ornamento encantador, ¿no crees?

Por otro lado, estadísticamente hablando, las pocas excepciones de “gente con pelas que financia empresas como la [mía] o el Instituto Juan de Mariana o la matrícula de dos chavalas del otro lado del charco…”, no son significativas. De forma global el mundo va mal. A pesar de llevar más de 30 años realizando acciones de ayuda al desarrollo la realidad es que la diferencia entre ricos y pobres no sólo no ha desaparecido sino que ¡no para de aumentar! Y eso se debe a que la naturaleza humana es principalmente egoísta y maquiavélica. Es lo que nos ha permitido reproducirnos más y mejor: mirando principalmente por nosotros y nuestros allegados, el resto del mundo que se pudra. Y eso actualmente se traduce en el aumento de comodidades materiales propias y de nuestra familia. Ayudamos, sí, pero no lo suficiente y no si nos requiere un sacrificio que ridículamente consideremos exagerado no nos mojamos. Un ejemplo perfecto es un estudio (se lo pediré a mi papi si lo quieres ver) en el que se preguntaba a la gente si se consideran “ecologistas” y si se preocupan por el medio ambiente. La respuesta evidentemente más frecuente era sí. A la pregunta de si estarían dispuestos a pagar más impuestos para combatir el cambio climático. La respuesta era evidentemente “no”. Las buenas palabras no cambian el mundo. Que unos pocos paguemos 10 euritos al mes a una ONG, no cambia el mundo. Las políticas de los países sí pueden cambiar el mundo pero si sus políticas implican que nos esforcemos un poquito, no re-votamos a los gobernantes, por lo que los políticos no hacen nada. Y si no ¿qué sentido tiene que el campo español dependa de las subvenciones cuando hay países pobres con productos mucho más competitivos esperando a que les dejen entrar en los mercados internacionales?
Antes se decía que la religión es el opio del pueblo pues yo creo que hoy en día los objetos son el opio del pueblo. Nos entretienen con preocupaciones banales (el estatut, la vivienda, los mileuristas, la inmigración, los chalets atracados, etc.) cuando hay muchas cosas más graves e importantes, en España (energía, educación, por ejemplo) y en el mundo (guerras, hambre, miseria, cambio climático, etc.).

Otra cosa es que, que yo considere que el estado tiene que ocuparse de la educación no significa que no pueda haber colegios privados. De hecho, en esos coles es donde se innova y luego dichas innovaciones son incorporadas al sistema público. Eso se debe a que si tienes que gestionar miles de coles, no te puedes poner a hacer experimentos pedagógicos. Así que bienvenidas sean las iniciativas privadas. El sistema español me parece interesante: colegios públicos, concertados y privados. Los padres pueden elegir pero es la administración la que fija los contenidos. La educación es un arma de doble filo. Puede ser utilizada para adoctrinar, la sociedad democrática ha de controlar que se transmiten sus valores. La educación es la única manera de asegurar que la democracia tenga continuidad.

Por otro lado cometes el grave error de asimilar Estado a gobierno. Los que hacen esas cositas malas que comentas son los gobernantes. El problema de nuestra democracia es que los gobernantes tienen demasiada carta blanca para decidir sobre muchas cosas. No hay un debate democrático, nos dieron esta democracia y fue como “uy, que nadie se mueva, ahora que la hemos conseguido, no vayamos a joderla”. Países con verdadera tradición y reflexión democrática ya han tenido varias democracias (Francia va por la quinta república) en las que han ido afinando los mecanismos de control de los gobernantes. Aquí seguimos siendo el país caciquista que llevamos siendo desde la primera reforma agraria!!!! No hay mecanismos de control porque no interesa, porque la población es principalmente ignorante e interesa mantenerla así… y luego nos sorprende cuando se destapan agujeros de corrupción como Marbella y los ayuntamientos de todos los partidos y colores…

Eso que comentas del cheque escolar, lo dices desde la utopía… tú realmente no conoces a los padres. Estoy de acuerdo contigo si antes pones mecanismos para que no cualquiera pueda tener un churumbel a su cargo. Alucinarías con algunas historias que te pudiera contar sobre la incompetencia, el egoísmo, la falta de sentido común de muchísimos padres a cuyo cargo jamás dejaría a nadie!!! Lo que se puede hacer son unas pruebas a los padres para comprobar que son lo “suficientemente” cuerdos como para educar a unos niños… y cómo haces eso? que no estamos hablando de adiestrar a un perro, estamos hablando de educar, a un niño; lo puedes transformar en un nazi o en un marxista recalcitrante…. Por otro lado, desde mi experiencia te diré que los hijos suelen tener relaciones nada “fáciles” con los padres. Cuando vienen a hablar conmigo, desesperados diciendo que no pueden comunicar con sus hijos, que no les hacen caso, que son unos vagos, la mayoría de las veces no tiene nada que con la relación que tienen conmigo… por otro lado, un cole no es sólo los profes, la relación que se establece entre los niños es de igual o mayor importancia, la gestión del trabajo, las reglas de una institución, la relación con otros adultos del centro…
El cole es un buen lugar para los niños (no para todos, claro pero ya sabemos que es IMPOSIBLE atender a todos en la medida de sus necesidades) pero no ha de ser en ningún caso el único medio para educarlos y ese es el problema que los padres se desentienden. Todas las opciones que planteas (formación en conocimientos por internet, la socialización por los deportes, cultura y cooperación voluntaria, empresas como la tuya, y la formación en valores en la familia, el que quiera y pueda, o en la parroquia (que lo diga yo, tiene tela…), o en la asociación Maharish) también podrían ponerse al alcance de los niños en un mundo más bonito y en un país en el que la educación fuera LA prioridad. Pero no es el caso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: